Infieles

3 December 2011 | 0


Llamamos infieles a aquellos individuos que tienden a engañar a sus parejas con otras personas con la intención de no ser descubiertas. La mayoría de estas personas infieles se caracterizan por ser excesivamente mentirosas y tener un arte especial por engañar a la gente o encontrar excusas de cualquier tipo para no parecer nunca culpables y que no entienden qué son los celos cuándo sus parejas parecen sentirlos.

¿Porqué ocurre la infidelidad, entender a los infieles?

La mayoría de las personas que se convierten en infieles lo hacen después de padecer algún tipo de conflicto en la pareja, muchas veces derivados de crisis de pareja, ya sea por intercambio de opiniones dispares, porqué la rutina ha convertido su relación en un campo de cultivo estéril o simplemente porque la persona de la que se enamoraron ya no es la misma que ahora (algo que sucede cuándo dejamos de idealizar a la persona a la que amamos).

Sea como sea, ser infieles viene a ser una respuesta, muchas veces de carácter emocional, a un problema que se tiene con la pareja. La infidelidad no deja de ser una huida, una manera de intentar escapar de esa relación que no nos satisface, pero de la que tampoco nos queremos deshacer. Este sentimiento, contradictorio, puede ser simplemente un antesala de lo que ocurre cuándo el amor se acaba, y es que a veces el final de una relación se adivina cuándo uno de los participantes (o incluso ambos) sucumben a la infidelidad y se convierten en infieles.

Ser infieles, la solución cobarde.

Ser infieles no deja de ser una manera de esconder un problema que existe. Mientras que la solución queda desbancada, la “felicidad” efímera que te ofrece el estar con otra persona con la que simulamos ser felices y estar enamorados o encaprichados, pone un parche a los problemas reales que tenemos. Y es que a todos nos sube el ego conquistar a una mujer bonita.

Sin embargo no existe ningún tipo de sentido para ser infieles. En el momento que nuestra pareja deja de llenarnos y no queremos compartir más momentos con ella, debemos tomar una decisión real, una decisión que va más allá de parches de una noche o unas semanas. Si de verdad tenemos la necesidad de engañar a nuestra pareja, quizás vaya siendo hora de tomar una decisión gástrica, eso o cambiar el tipo de relación que tenemos con ella. Existen un montón de relaciones de pareja “abiertas” que funcionan igual o mejor que una relación de pareja convencional.

Si eres una persona promiscua que necesitas sentirse reconfortada con relaciones esporádicas de manera habitual, quizás este tipo de relación en que ambas partes pueden ser infieles porqué se lo permiten, sea la decisión adecuada. Piensa que en este caso ninguna de las dos partes saldrá perjudicada, además de que podrás mantener tu relación de pareja actual sin tener que engañarla ni decir mentiras.

Por lo contrario, tenemos que decirte que ser infieles es de poca consideración para tu pareja, además, aunque suene a tópico, todas estas cosas se acaban descubriendo, así que si lo habéis hecho, tarde o temprano vuestras chicas sabrán que les habéis sido infieles.

Share



Leave a Reply

Trackback URL | RSS Feed for This Entry