El juego interno

24 mayo 2011 | 0


Nada es tan poderoso como el juego interno, y nada es tan básico como él. Sin lugar a dudas, podemos tener todas las técnicas para atraer a una mujer que queramos, pero ninguna acabará funcionando si no somos capaces de tener un buen juego interno que haga que demostremos una serie de habilidades sociales que son atractivas para una mujer.

En esto de la seducción hay muchas cosas escritas, muchas técnicas para atraer a una mujer, pero por encima de ellas lo que marca la diferencia siempre es la forma en que llevamos a cabo esta serie de técnicas, y por ello, nuestro juego interno debe ser fuerte.

Con juego interno, me refiero más a nuestro estado de ánimo y ante todo a nuestra autoestima y fuerza de voluntad, a nuestra estabilidad emocional. Con ella fuerte y subida, podremos hacer frente al proceso de conquistar a una mujer.

Muchos hombres y chicos se ven muy nerviosos ante una mujer: sudan, tartamudean, se ponen nerviosos. Es una especie de miedo o de pánico incontrolable que solo aparece en los momentos en que estamos en presencia de una mujer. Justamente el juego interno es el que nos permitirá estar en unas condiciones psicológicas adecuadas para hacer frente a la situación en la mejor de las situaciones, y por qué no, llegar con éxito al estadio de atracción que pretendamos.

Por tanto, una arma previa a tener en cuenta debe ser este juego interno. Hay muchas técnicas para conseguir que este juego interno sea más fuerte. Estás diferentes técnicas o ejercicios se basan siempre en cuestiones de autoestima, por ello, debemos tener especial atención a mantenernos tranquilos. Por ejemplo, debemos empezar por comprender que el proceso para conquistar a una mujer es largo, y que no tiene porqué ser inmediato, de igual forma, también debemos tener claro que hay muchas mujeres en el mundo, y que por lo tanto tampoco debemos obsesionarnos con una en concreto, ya que esto lo que puede llevarnos es a actuar más a la desesperada, y por tanto, a un fracaso de proporciones bíblicas.

Una de las bases de una autoestima fuerte, y de un juego interno robusto, es la tranquilidad con la que afrontemos una situación de soledad. En el momento en que estamos desesperados por estar solos, es cuando menos racionalmente actuamos, y al hacerlo de una forma completamente irracional y desesperada, en vez de atraer conseguimos el efecto contrario, que es justamente el asustar a la mujer.

En resumen, la idea base que me gustaría dejar clara es que hay muchas técnicas para atraer a una mujer, pero que todas ellas no funcionaran si no somos capaces de tener un juego interno adecuado.

¡Si te ha gustado la entrada, no dudes en darte de alta en la columna derecha para recibir en tu correo las nuevas entradas!

Share



Leave a Reply

Trackback URL | RSS Feed for This Entry